Frases

“No se cambian las cosas combatiendo la realidad actual. Para cambiar algo, es necesario crear un nuevo modelo, uno distinto que haga que el actual modelo quede obsoleto".

Richard Buckminster Fuller

lunes, 9 de marzo de 2009

Integridad Personal y Cambio Organizacional

Mientras venía en el avión de vuelta de Brasil, leí en La Tercera de ayer domingo 8 de marzo, un reportaje sobre una nueva metodología para reclutar y seleccionar ejecutivos, la cual consiste en hacer actuar a los postulantes en un “Rol Play”.

Me pareció bastante interesante el artículo, pues entrego datos como que los ejecutivos chilenos serían más tímidos y mas renuentes a participar en dichos procesos, que por ejemplo, los ejecutivos argentinos, los cuales tomaban muy bien el rol impartido, y en ese sentido, creo que puede ser bien útil. Sin embargo, no creo que sea 100% decidor para contratar a una persona, menos, ahora que he leído como 7 veces el último capítulo de “Psicología para la Vida” (U. Adolfo Ibáñez) (http://www.antartica.cl/antartica/servlet/LibroServlet?action=fichaLibro&id_libro=85168) , llamado “Integridad Personal”.

Tuve la suerte de leer este capítulo antes que se lanzara el libro, y desde ese primera lectura, cambié completamente mi punto de vista en cuanto, por ejemplo, a los requisitos que debieran tener los candidatos en un proceso de selección de ejecutivos. Este texto postula que la integridad, la automaestría y el liderazgo personal de los ejecutivos, son los motores del cambio organizacional, por lo que se transforman en requisitos indispensables.

Los autores de este “paper”, Pía Cordero e Ignacio Fernández (http://www.trustplacemente.cl/) desarrollaron este trabajo a partir de la experiencia personal que ellos han tenido con los requerimientos que les han solicitado sus clientes. Básicamente, se han encontrado con la barrera que la Visión de la Alta Gerencia de las organizaciones, son incoherentes con la forma de actuar de ellos mismos, por lo que tanto los ejecutivos de mandos medios, como el resto de las personas que trabajan en ellas, al darse cuenta de esta inconsistencia, no actúan de acuerdo a esa Visión escrita explícitamente, sino que siguen el patrón real de conducta de la Alta Gerencia.

Así, por ejemplo, los autores cuentan de esta inconsistencia cuando los Altos Gerentes o Directores de algunas empresas les solicitaban procesos de selección, donde se buscaran personas íntegras, probas, honestas y que evidenciaran valores en su actuar laboral, siendo que finalmente, al momento de decidirse por alguien, se privilegiaran los aspectos técnicos y de negocios. En este sentido, pareciera que cuando entran en conflicto los valores con “la realidad” de los negocios, la integridad personal pierde fuerza y ponderación como determinante de una decisión de contratación.

No obstante lo anterior, Cordero y Fernández llegan a la notable conclusión que dado que el cambio organizacional no surgiría realmente a partir de la Alta Gerencia, ni menos del resto de las personas que solo siguen los patrones de conductas de las jefaturas, éste, podría producirse desde el liderazgo personal, la autogestión y de la integridad de los ejecutivos de mandos medios, quienes, de una u otra manera, debido a sus valores, hábitos, conductas y comportamiento personales, podrían influenciar tanto a sus jefes directos (la Alta Gerencia) y a sus subalternos.

Así, y tal como dicen los autores: “la incorporación de una persona íntegra en una organización con menor grado de integridad se constituirá en un motor de cambio que invitará a otros a seguir un camino similar de expansión personal y su comportamiento irradiará y ejemplificará el qué hacer. Para que este efecto atractor tenga rápidos impactos organizacionales, el óptimo es posicionar a personas de alta integridad personal en posiciones de liderazgo y poder, de modo que las condiciones organizacionales queden signadas por la apertura y la posibilidad de construir innovación desde dinámicas emergentes de relación”.

Luego, en la búsqueda de ejecutivos que puedan gestionar o generar un cambio organizacional, la alternativa sería buscar personas con altos niveles de automaestría y liderazgo personal, capaces, a partir del cambio personal, irradiar la iniciativa del cambio al resto de la organización.
Visto así, no me queda claro que el modelo de “Rol Play”, ni menos tampoco los modelos de reclutamiento y selección típicos, puedan lograr este objetivo.

10 comentarios:

Romi Matiesen dijo...

Yo soy actriz, y he visto como este tipo de metodos Rol Play, si bien tienen un buen propósito, no se ajustan realmente a la verdad de un ejecutivo en este caso.

Menos, pueden indicar si una persona es integra o no.

Lamentablemente, como se menciona en el artículo, las empresas privilegian los resultados ecónomicos de corto plazo, que los cambios que dan fruto con suerte, en el mediano plazo.

Compré "Psicología para la Vida", pero aun no he llegado al capítulo en cuestión. Creo que tendré que pasar a ese a la brevedad, jejeje.

Saludos,

Romi.

José Prieto dijo...

Rodrigo,

Veo que eres bien "fan" de Ignacio Fernandez. Parece que el tipo "le pega" a esto de la automaestría,
jejeje.

¿Cuándo me vai a prestar el libro?

José.

Pamela dijo...

Trabajo en selecció de personal, y efectivamente, los clientes (las empresas), buscan más lo pragmático e inmediato, que alguien que genere cambios. Supongo que es el mal de las empresas en Chile, sobretodo ahora en período de crisis.

Gracias por el artículo.

Pame.

Marcela Duarte dijo...

Uf, en tiempos de crisis, es cuando más necesitamos gente íntegra y de valores claros...

...¿tendremos la suerte de contar con gente así en las empresas chilenas?

Marce.

Ignacio Fernández dijo...

Gracias Rodrigo por tu comentario a nuestro capítulo con Pía. Comparto contigo que los métodos tradicionales (role playing incluido) se ajustan a lógicas tradicionales. La mirada de Integridad Personal requiere nuevos instrumentos y metodologías. El tema está en que, como siempre. tiene que abrirse la mente, desde adentro hacia afuera.

Muchas gracias por tus palabras. Me emocionan.

José, rompe el chanchito y cómprate el libro. En la Antártica de P Arauco son sólo $ 11.900.

Un agradecido abrazo,

Ignacio

Paula Silva dijo...

Rod,

Está muy bueno tu blog, te quedó wonderful....Pero todavía no cacho como hacerme seguidora, cuando vengas con Susy me explicas, muy bueno tu último artículo de Liderazgo y Cultura Organizacional, es uno de los temas que laboralmente me ha tocado trabajar y personalmente experimentar, creo que ser nosotros mismos desde cualquier posición que ocupemos ayudar e irradiar el cambio, esperar que otros lo hagan cuesta mucho, a no ser que realmente se desee hacerlo desde capitán a paje....

Un Abrazo para tí y Susy,

Paula

Rodrigo Silva Ortúzar dijo...

Romina, te felicito por la compra del libro, te encantará.

José, tal como te dijo Ignacio, es super barato el libro, y es mucho el valor que te puede entregar. Comprálo compadre.

Pamela, te recomiendo le comentes a tus clientes lo indicado en este post, a modo de tema general.

Marcela, depende de cada uno de nosotros ir siendo ejemplos de integridad para lo demás. Paciencia y Esperanza.

Ignacio, gracias a ti y a Pía por compartir con nosotros ese "capítulo".

Paula, es refacil convertirte en seguido, tan solo sigue los pasos. En todo caso, si no lo logras, si vamos a tu dpto, lo podemos ver. Gracias por comentar.

Un abrazo a todos, y gracias por comentar y visitar el Blog.

Carmen Ortúzar dijo...

Te admiro, Rodrigo, por tu constancia. Tanto va el cántaro al agua que, tal vez, algún día las cosas cambien. Dicen que ésta es la era del cambio. ¿Quién sabe? Aún hay esperanzas. Por ahora, tratar de ser cada día mejor como persona y no caer en tentaciones que nos hagan errar el camino.
(Ahora se arregló uno de los PC... pero es justo el que no acepta dispositivos, por lo cual no puedo sacar nada de él). En fin

Anónimo dijo...

Rodrigo,

Pienso que el seleccionar personas integras y con valores a las empresas efectivamente da un valor agregado al grupo y por tanto a la empresa porque elos resultados seràn mejores, pero creo que existen àreas en el mercado que es necesario un rol play como por ejemplo a los ejecutivos de venta, asesores financieros, etc ya que ademàs de las caracterìsticas descritas y las que mencionaste es sumamente necesario hacer un rol play pero en terreno ya que es necesario tener la visiòn de negocio en la pupila, quienes trabajamos en èsta àrea debemos ser capaces de hacer un RX para detectar nuestro futuro cliente; concuerdo que un rol play en una oficina como proceso de selecciòn no ayuda, pero tomar al postulante sin decirle mucho, llevarlo a un lugar lleno de gente y ver que percibe de lo que el reclutador hace, es fundamental para ver si efectivamente tiene la "visiòn de negoco" en la pupila.
Es una opiniòn personal.

cariños,

millie jane

Pía Cordero dijo...

Rodrigo:
Me sorprendiste con tu post.
Y voy a dejar de lado los comentarios técnicos: sólo quiero darte mis emocionadas gracias!!
Me alegra mucho que el capítulo que escribimos con Ignacio te haya hecho sentido.
Es una experiencia nueva para mi, es tan rico saber que personas como tú vibran con estos temas, siguen "expandiendo" ese mensaje y van tejiendo conversaciones y cambios.
Bueno, a seguir trabajando en la automaestría que es un camino para la Integridad Personal. Ojalá nos llenemos de personas así.

Un abrazo,

Pía