Frases

“No se cambian las cosas combatiendo la realidad actual. Para cambiar algo, es necesario crear un nuevo modelo, uno distinto que haga que el actual modelo quede obsoleto".

Richard Buckminster Fuller

domingo, 16 de abril de 2017

WHOLENESS: Totalidad del SER Integrado

El lunes recién pasado, facilité el mini-taller introductorio "Reinventando las Organizaciones", basado en el libro "Reinventar las Organizaciones" (Reinventing Organizations) de Frederix Laloux, donde brevemente se describo los estados evolutivos por los que han pasado la humana y las organizaciones, para finalmente llegar al estado evolutivo emergente, el "Teal", el cual, de acuerdo a la investigación de Laloux, se centra en tres pilares básicos: Autogestión, Wholeness (Totalidad del SER integrado), y Propósito Evolutivo.

El mini-taller lo inicié haciendo una pregunta, que confieso que en esencia no es mía, pues nace de una declaración que hacen los profesores de Harvard Lisa Lahey y Rober Kegan, en su último libro, "An Everyone Culture", la cual me sacudió fuertemente y me permitió abrir el camino que personalmente he venido explorando para trabajar el pilar "Wholeness". 

La pregunta fue la siguiente: "¿Cuál es el segundo trabajo que casi todos los trabajadores en cualquier tipo de organización efectúan, sin siquiera recibir pago alguno?"

Le pedí a los asistentes que en pareja o tríos, durante 3 minutos, reflexionaran al respecto, para luego en plenario compartir sus respuestas. En resumen, las respuestas que emitieron fueron del tipo:

- Tener que enseñarle a otros compañeros.
- Hacer pseudoinducciones a un trabajador nuevo por no haber en la empresa un protocolo formal.
- Tener que realizar tareas de otros que hacen mal la pega.
- Tener que reemplazar a compañeros que están con licencia o en vacaciones.
- Cumplir labores que no están dentro de mi descripción de cargo.
- Tener que hacer horas extras, o asistir a reuniones sin programación previa.

Si bien estas respuestas podrían considerarse un segundo trabajo, de una u otra manera sí forman parte de las funciones de cualquier trabajador, y por lo tanto se alejan drásticamente de la declaración que Keagan y Lahey hacen:

"En casi todas las organizaciones de todo el mundo, prácticamente todas las personas deben realizar un segundo trabajo, llámese éste tener que esconder nuestras debilidades, tener que aparentar estar bien y siempre listo todo el tiempo, intentar agradar a todos todo el tiempo, y esconder las emociones, vulnerabilidades y limitacione...  ...en resumen, esconderse". 
Y agregan, "No hay mayor desgaste y pérdidas de recursos que esto, y en última instancia, ni las organizaciones como tal, ni las personas de forma individual, pueden desarrollar su mayor potencial".

Y yo por mi parte, le sumo el cansancio de tener que andar con corazas y armaduras para sobrevivir en un mundo laboral no preparado ni diseñado para poder SER uno mismo y vivir en Wholeness.

No era la primera vez que hacía la pregunta, y lo interesante es ver el asombro en los asistentes cada vez que doy la respuesta.
Este "segundo trabajo" es tan invisible, que las personas no son conscientes de aquello, y al escucharlo y "verlo", se generan muchos insights, darse cuenta, tejazos, alcachofazos, momentos aha!, etc.   En varios aparece la tristeza por una parte, en otros la rabia, y a la vez, la esperanza. Sin más detalles, el lunes pasado un asistente al irse declara que él quiere "sanarse" de esto.

Ahora, ¿qué se entiende por Wholeness

Para responder, imagina que dada la actual cultura organizacional y lo que se espera de cada trabajador, el SER pudiese dividirse en pedazos iguales de la siguiente manera:

1. Dividiendo en dos el SER, es decir, dejando de lado a ti mismo, tu identidad privada, para solamente tomar tu Ego y/o Identidad Pública. La situación más típica para explicar esto, es, "deja tus problemas y asuntos personales en tu casa, no los traigas al trabajo".

2. Luego, divide el Ego o Identidad Pública en dos nuevamente, dejando de lado tu lado femenino, y solo tomando tu lado masculino.
Por ejemplo, "Acá solo se te pide 
determinación y fortaleza, y lo acogedor y cuidadoso, déjalo para tus hijos".

3. A continuación, divide tu lado Masculino en cuatro partes: Racional, Emocional, Intuitivo, y Espiritual, y solo toma tu lado Racional, dejando de lado todos los demás.
Situación típica, "aquí nos interesa solo tu racionalidad, que pienses con la cabeza y fríamente. Tus emociones, intuición o espiritualidad, déjalas para el día domingo en misa".

Finalmente, si nos damos cuenta, en el trabajo solo se nos permite exponer solo un 1/16 ó 6,5% de nuestro SER, y la parte restante, se debe mantener "oculta".
¡¿Se imaginan el gran esfuerzo que eso conlleva?!

Bueno, ¡Wholeness es todo lo contrario al ejercicio anterior. Es poder traer contigo TODO tu SER de forma Integrada al trabajo!
Es poder SER tú mismo todo el tiempo. Es poder manifestar todo tu potencial a partir de todas las cualidades y fortalezas que se tiene y pudiendo expresar sin temor, nuestros temores, limitaciones, vulnerabilidades, emociones, intuición, etc.

Para lograr esto, como he mencionado en otros artículos, se requiere de la creación de Comunidades o Espacios Seguros al interior de las organizaciones, basadas en principios claros y transparentes, y en prácticas concretas que posibiliten esto.

Podría profundizar más en esto último, y sin embargo por ahora, quiero destacar el gran desgaste y pérdida de recursos, posibilidades y oportunidades que pierdan las organizaciones, al no permitir el desarrollo del Wholeness de quienes se desenvuelven y desempeñan en ellas. Este es uno de los grandes desafíos que se vienen. y tarde o temprano, quienes no se suban al carro, irán pereciendo en el camino.

jueves, 30 de marzo de 2017

3 sugerencias para un proceso de Cambio Efectivo

Me han preguntado qué se requiere para que un proceso de gestión de cambio tenga buen puerto. Muchas empresas clientes piden "la receta" o "remedio" rápido, sin entender que ese pedido en sí mismo, atenta contra el objetivo principal, generar el Cambio.

El cambio, más allá de cualquier componente técnico (que también es necesario y muy útil), debe diseñarse pensando en el comportamiento humano, en la parte adaptativo del proceso. 

Es importante comprender que las personas generalmente se comporta de una manera que les haga sentido a ellos, y suelen adaptarse al medio ambiente, tanto físico como emocional, en el que se encuentran. Si el medio ambiente en el cual se desempeñan y cumplen sus labores no cambia, tampoco cambiarán ellos.

Entonces, con el fin de crear un cambio efectivo, los gerentes o líderes de proyecto deben poner foco en el rol y esfuerzo que realizan sus colaboradores. Para esto, algunas preguntas básicas que podrían hacerse son;
¿Cuál es el comportamiento requerido por parte de ellos que va a hacer que los cambios ocurran? 
Y más allá de eso, ¿cuál es el entorno que anima e incentiva esos comportamientos?

Para responder a estas preguntas y crear un cambio efectivo, suelo sugerir lo siguiente:

1. Crear una imagen deseada.
Para entender lo que necesita cambiar, imagina y describe una imagen o escena de tu futuro ideal, explicando lo que harían sus colaboradores después de que ocurra el cambio. 
Por ejemplo, si se desea que las ideas innovadoras surjan más orgánicamente, entonces describe cómo sería una fase de desarrollo del producto si ese fuera el caso. ¿Qué habilidades tendría la gente? ¿Cómo comunicarían la información? ¿Quién contribuiría a qué decisiones? ¿Cómo se recompensaría y mediría el talento? 
Piensa cómo realmente se vería si el cambio se materializase.

Algunas organizaciones crean varias escenas antes de obtener una imagen clara de cómo sería el cambio real, especialmente si es complejo e involucra a muchos jugadores diferentes. Otros sienten que una sola escena es suficiente. Sabrás cuando será suficiente, cuando sientas que la imagen o escenario creado está fundamentado y es lo suficientemente específico para que puedas imaginar cómo producir ese comportamiento requerido para generar el cambio.

2. Hablar con el o los equipos.
Una vez que hayas creado una escena, reúne a las personas cuyo comportamiento será afectado; los que vivirán el cambio. 
Por ejemplo, si en un hospital quieren reducir el número de reingresos, entonces necesitan hablar con todas las enfermeras, doctores, trabajadores sociales y cuidadores que manejan pacientes con reingresos frecuentes. 
Hay que darle al grupo la oportunidad de revisar y discutir las escenas que has creado. Pregúntales, ¿Son realistas? ¿Existen otras barreras que impidan estos comportamientos? ¿Qué añadirías a estas escenas? 
No sólo obtendrás información útil para pintar un cuadro más eficaz, también obtendrás el compromiso de ellos y de quienes son responsables de promulgar el cambio.

3. Repensar y Rediseñar el ambiente de trabajo.
En base a tus escenas y conversaciones con tus equipos, piensa en cómo el entorno de trabajo necesita cambiar para promover nuevos comportamientos. Establece un lugar de trabajo para que exista la facilidad para que los comportamientos que deseas comiencen a producirse, y que al mismo tiempo los incentive, mientras que los comportamientos que no deseas se encuentran con una barrera que haga que realizarlos, se vuelva cada vez más difícil y con mucho gasto de energía. 
Por ejemplo, puedes aumentar la colaboración eliminando las oficinas y tener un piso "abierto", creando paredes de ideas donde la gente puede hacer y responder preguntas, configurarando un sistema de chat interno y recompensando proyectos de colaborativos.

Estas tres sugerencias son un baile perfecto entre Soluciones Técnicas y Desafíos Adaptativos; ambos se necesitan y ambos se potencian.


miércoles, 1 de febrero de 2017

Dante, mi pequeño Gurú

El 19 de enero pasado, cumplí un año como padre, cuando Dante, mi único hijo, estuvo de cumpleaños. 

Este primer año ha sido todo un desafío para mí, no solo como padre, sino como ser humano integral, y de la relación que hemos ido creando entre nosotros, he podido observar y experimentar con muchísima profundidad en mí mismo, conceptos y temas que aplico en mi labor profesional como Consultor y creador de Andamiaje Organizacional, transformándose él, de cierta manera, en mi nuevo Gurú.

Su Ser y su presencia ha puesto una maravillosa tensión movilizadora, que como tal, me ha permitido ir adaptándome y aprendiendo, y me alargaría muchísimo si describiera y contara todo lo que este mini Gurú, me ha enseñado: 
Presencia-Presente, Presensing ("Presencias y Sentir al mismo tiempo", la experiencia de la llegada de lo nuevo y la transformación de lo viejo), Escuchar Empáticamente, Wholeness (Integridad, Completidud), Espacios Seguros, Liderar desde lo que quiere emerger, Propósito Evolutivo, Observar sin Juicios, entre varios otros, por lo que por esta vez, pondré el foco en uno de mis favoritos, y que en sí mismo, integra a muchos de los otros: Wholeness.

Hago el alcance que a mí particularmente me gusta usar "Wholeness" en vez de su traducción al castellano como "Integridad" o "Completitud del Ser", pues siendo que ninguna de ellas tiene la fuerza de su original en inglés,

Dicho lo anterior, el año 2016 la pregunta que más hice, tanto en consultorías, talleres, o clases, fue, "¿Cuál es el segundo trabajo que el 95% de los trabajadores en todas las organizaciones tiene que hacer en paralelo a su trabajo oficial, y por el cual ni siquiera les pagan?", ante la cual, las respuestas son muy diversas y han sido contadas las veces en que alguien ha respondido de acuerdo a lo que trato de mostrar con ella: el trabajo de tener que esconder nuestras debilidades, de tener que aparentar estar bien y siempre listo todo el tiempo, el esconder nuestras emociones, el intentar agradar a todos,  el desgaste y cansancio de tener que andar con corazas y armaduras para sobrevivir en el mundo laboral, en resumen, el no poder SER uno mismo."

De aquí, junto con Wholeness, aparece otro concepto, "Espacios Seguros". 
Observando a Dante durante este año, he podido corroborar la importancia de los Espacios Seguros; son estos los que posibilitan que suceda el Wholenes. Es en estos Espacios Seguros donde las personas podrían ser ellas mismas todo el tiempo, pudiendo así llevar una vida liviana. 
Desde el Espacio Seguro lleno de amor y ternura, que tanto su mamá como yo (y nuestras familias) le hemos brindado, Dante puede estar en Wholeness, y desde ese estado, sentirse seguro de poder ser él.

Reflexionando sobre esto mismo, me di cuenta que en realidad Dante llega al mundo en Wholeness siendo él mismo todo el tiempo: puede llorar, reír, exigir su papá, tirarse pedos, patalear, cantar, dormir, en fin, sin temor a ser enjuiciado, lo cual a su vez, se vuelve un gran desafío, prolongar ese estado lo más que se pueda, dejando de lado mis propios juicios de cómo deberían ser las cosas, con el propósito de no quitarle su libertad a estar en Wholeness, y a la vez, y creando los límites que también ayuden a prolongar un espacio de cuidado.

Observar a mi mini-gurú en Wholeness, he podido apreciar la magia de la Presencia-Presente. Por ejemplo, podemos estar jugando ambos juntos sentados en el suelo, y si me pongo a responder un mensaje de texto en el celular, él siente el quiebre de dicha presencia/presente y me lo hace saber de inmediato, lo que me lleva a reflexionar en cuánta riqueza se pierde en nuestras relaciones cotidianas por quebrar el estar presente-presente, y lo más importante aun, darme cuenta de la calidad de mi Estado Interior, teniendo claro que los resultados y calidad de mis acciones dependerán directamente de éste.

Y respecto del Estado Interior, como el estar en Wholeness nos permite estar directamente conectados con nuestra Fuente (espacio interior desde el cual operamos), por quien realmente somos, consiguiendo así entrar en Presensing, conectándonos con el origen de la inspiración y el deseo, desde un silencio interior que permite al conocimiento y sabiduría interior emerger.

Finalmente, y como reflexión final por ahora, ¿cuánto más bienestar generarían organizaciones que sembrarán, nutrieran, cuidaran y preservaran el Wholeness y los Espacios Seguros entre todos sus colaboradores? ¿Cuán más íntegras serían las organizaciones si estuviesen compuestas y dirigidas por muchos "Dantes"? 

¡Piénsalo! ¿Cómo te sentiría trabajando en un lugar donde pudieras ser 100% tú mism@ todo el tiempo?