Frases

“No se cambian las cosas combatiendo la realidad actual. Para cambiar algo, es necesario crear un nuevo modelo, uno distinto que haga que el actual modelo quede obsoleto".

Richard Buckminster Fuller

viernes, 23 de marzo de 2018

Cuando conoces el paraíso, es muy difícil volver al infierno

Hace unos días publiqué en mi cuenta personal de facebook un post que decía, "Cuando conoces el paraíso, es muy difícil volver al infierno", el cual genero diversos comentarios públicos y algunos privados, siendo el denominador común, la creencia que yo me refería a un lugar.

Lo cierto, es que mi "comentario" era más bien una expresión que he estado compartiendo entre quienes me conocen y entre personas que voy conociendo en el camino.

El Paraíso al cual hacía mención, es el estilo de vida, tanto personal como profesional que experimento y vivo hoy. Por el contrario, el Infierno para mí, era (y es) la calidad de vida que tenía desde mis inicios laborales como un mero ejecutivo comercial, o hasta cuando llegué a ser gerente comercial; no era un tema monetario, sino una experiencia de "esclavitud", de la cual nunca disfruté.


Hay una anécdota que me gusta contar que viví hace un par de años, cuando al llegar a una sesión de Coaching Ejecutivo con un gerente, él me ve llegar con mi pinta de "motoquero" generando la siguiente conversación: 

- Me gusta esto que tú siempre estés como de vacaciones - a lo cual respondí-
- Lo que pasa, Marcelo, es que tú y la mayoría de la gente interrumpe su trabajo por unos días de vacaciones, en cambio yo, interrumpo mis vacaciones para venir a trabajar contigo.
- Mmm, me gusta tu estilo - y me mira con una sonrisa.

Ser un profesional independiente y "micro" emprendedor, tiene varios costos, tanto económicos como financieros, sobretodo al inicio, y sin embargo en mi caso, los beneficios emocionales, físicos y hasta espirituales, no tienen comparación a la experiencia infernal que vivía cuando trabajaba de forma dependiente. Si bien me iba bastante bien, tenía excelente relaciones con todos mis colegas, equipos, etc, internamente me sentía podrido y totalmente insatisfecho con la vida. Sentía que la vida se me iba y que era un estar atrapado en el mismo día y rutina todos los días, como en la película "El día de la marmota" (Groundhog day). 

La libertad que entrega ser independiente, haciendo lo que te apasiona y encanta, al menos a mí, me ha permitido poner foco, visión, soñar y tener tiempo para hacer otras cosas que me gustan, como por ejemplo, ir al cine un día martes al medio día, juntarme a caminar y conversar en algún parte con algún amigo, juntarme a tomar un café, etc.

Al mismo tiempo, he desarrollado la competencia y la habilidad de la autogestión, la de hacerme responsable 100% de lo que me acontece, y la de desarrollar la creatividad.

Cuando se conoce y experimenta el paraíso, es muy difícil volver atrás al infierno. El año 2015 me ofrecieron una gerencia general, me pidieron mis pretensiones de renta, y pedí una remuneración bien alta, esperando que me dijeran que no...   ....cuál fue mi sorpresa cuando los dueños me dicen que OK!!. 
Ante tal circunstancia, tuvimos que sostener una conversación más profunda, donde indiqué los requisitos, que a parte de la remuneración, necesitaría para aceptar la oferta. Entre esos requisitos, era que me permitiesen gerenciar de acuerdo al estilo que ellos me habían visto llevar cuando trabajaba como consultor en los procesos de andamiaje organizacional. Finalmente, se asustaron ante tal pedido, pues pensaban que yo dirigiese la empresa de acuerdo al estilo tradicional pero usando la credibilidad y confianza que me había ganado como consultor externo...  ...y les dije que así no funcionaría. 
A lo que voy con todo esto, es que mi paraíso no se basa solo en ganar mucho dinero teniendo un gran cargo, sino en tener más libertad y tiempo para mí y para hacer lo que realmente me interesa, y así, todo a mi alrededor se vuelve más grato, ameno, y más fluído.

Me decían, "claro, tú puedes porque no tienes hijos", cosa que para mí no era tema, y cuando finalmente me volví padre, ellos mismos me preguntaron, "¿me imagino que hora que serás padre, volverás a tener un trabajo de verdad"...   ...mi respuesta tajante siempre es, "prefiero trabajar de Uber que tener que volver al infierno...

He conversado con muchas personas que están en misma y la gran mayoría cuando les pregunto si volverían "atrás", me dicen que ni ca...

Cuando conoces el paraíso, es muy difícil volver al infierno.

No hay comentarios: