Frases

“No se cambian las cosas combatiendo la realidad actual. Para cambiar algo, es necesario crear un nuevo modelo, uno distinto que haga que el actual modelo quede obsoleto".

Richard Buckminster Fuller

domingo, 23 de noviembre de 2008

Liderazgo v/s Autoridad


En la Revista El Sábado recién pasado, Juan Carlos Eichholz, Director del Centro de Liderazgo Estratégico de la UAI, hizo un excelente análisis respecto del ejercicio del liderazgo ejercido por los presidentes Aylwin, Frie, Lagos y Bachelet. Cada uno en escentarios, y tiempos distintos, y cada uno con desafíos adaptativos diferentes. Lo que más destaco de la columna de Juan Carlos, fue la puesta en la mesa de la diferencia entre Autoridad y Liderazgo.

Siempre estamos pensando que la Autoridad es la que debe ser el o la Líder. Pero tal cual indica Juan Carlos Eichholz, más que analizar si una autoridad es líder o no, es si ejerce liderazgo.
Recordemos que hace unos meses escribe sobre Liderazgo, indicando que éste es una actividad, y no una característica o don que algunos tienen.

Liderazgo es la capacidad de movilizar a un grupo de personas, en escenarios de incertidumbre, para que enfrenten problemas difíciles, y que generen el cambio que el sistema social (empresa, organización, equipo deportivo, entidad sin fines de lucro, grupo de amigos, familia, etc.) necesita. Pero ésto sólo es posible, en la medida que las personas (miembros del sistema social) se hagan cargo del problema y responsables de su solución”.
En este esfuerzo de adaptarse a los cambios, quien primero debe hacerlo, es quien esté ejerciendo el liderazgo. Esto es sumamente dificil, pues es ir contra la corriente y poner de manifiesto que lo actual, no es lo mejor, con lo que la mayoría de las veces, se corre el riesgo de "echarse a la gente encima".
A diferencia del Liderazgo, la Autoridad está para hacer cumplir las normas, las leyes, lo establecido; en definitiva, para actuar en lo "conocido". En este ámbito, la quien ejerce autoridad, no implica que requiera ejercer liderazgo. Tan solo tiene que velar todos los problemas de índole técnico, y que por lo tanto tengan solución conocida, se lleven a cabo.
Ahora, el desafío se presenta cuando la Autoridad se ve enfrentada a una situación donde el problema no es conocido, y por lo tanto la solución tampoco lo es. Es en esos momentos, cuando verdaderamente se ve si una autoridad es capaz de ejercer liderazgo. Si es capaz de tener una apertura mental que le permita ver más alla de su ámbito de acción conocido, y movilizar a las personas a que quiebren el "Status Quo" con el fin que entre todos, encuentren una posible solución al problema adaptativo en que se ven envueltos.
La Autoridad que evade estos problemas, es aquella que no ejerce liderazgo. Por el contrario, la autoridad que es capaz de correr el riesgo de ir por algo "nuevo", es la que realmente ejerce liderazgo.
Luego, dado lo anterior, la gran diferencia entre Autoridad y Liderazgo, es que la primera está para resolver problemas y situaciones conocidas, que tan solo requieren aplicar la solución correcta para cada Caso. Liderazgo, es tomar riesgos, en situaciones y problemas nuevos, que requieren de la adaptaciones de todos, para encontrar soluciones a problemas sin respuestas conocidas.
Finalmente, lo que esperaos de nuestras autoridades, es que ejerzan liderazgo, y no que levantente la voz o golpeen la meza dando a entender que ellos son las autoridad, "escondiendo" su falta de coraje para buscar caminos adaptativos que pongan en riesgo su condición de Autoridad.

6 comentarios:

Maril Nuñez dijo...

El conocido debate de si el líder nace o se hace ha sido resuelto respondiendo que los dos, que ninguno, y que no importa.

El argumento de que ambos son correctos plantea que tanto las características innatas como las experiencias de aprendizaje influyen en el comportamiento de los líderes.

El planteamiento de que ninguno es correcto propone que la pregunta no aplica porque el liderazgo no es innato o adquirido, de manera excluyente, es decir, las personas no se clasifican en “líderes” y “no líderes”.

O sea, que no importa si nacen o se hacen, sino cómo interactúan los factores innatos y los aprendidos para aprovechar cada oportunidad de liderazgo.

La mirada que ofrecemos en Coaching es que el líder nace para hacerse.

El individuo nace humano y, a diferencia de los animales, que no tienen que aprender a ser animales, debe aprender a ser humano. Por eso “Ser Humano” es más verbo que adjetivo.

No califica ni define a la persona, sino que implica una acción.

El verbo ser humano describe la acción de aprender para convertirnos en lo que estamos supuestos a ser.

De igual forma, es la vida la que nos ofrece un camino lleno de oportunidades para convertirnos en líderes.

No es el título o el puesto. Puedes ser el niño que vende el boleto para recaudar fondos, la madre que modela con su ejemplo, el ejecutivo que dirige una empresa o el presidente que transforma un país.

En cada uno de esos instantes, existe la oportunidad de “ser” para otra persona; cada una de esas veces puedes recurrir a lo que hay en ti para ofrecer a los demás. Tienes la oportunidad de influenciar para que algo bueno suceda.

Ambos, quiénes somos y para quién o qué nos ofrecemos son la cuestión fundamental del liderazgo.

Hacernos líderes es encontrar quiénes somos, lo que nos importa y para qué fin deseamos utilizar nuestra voz. Este es un proceso de aprendizaje y de vida.

Ni como seres humanos, ni como líderes, estamos calificados de manera definitiva.

Lo que hace interesante este viaje es justamente el descubrimiento, lo inesperado y las probabilidades de ser mejor, cada vez. La pregunta es: ¿Como Líder, qué regalo ofreces ser?

José Prieto dijo...

Bueno el post, y buena la descripción que hace Maril.

Hoy en día le ponemos tantos nombres al Liderazgo: Liderazgo estratégico, participativo, colaborador, directivo, paternalista, etc, escondiendo lo de fondo, que como dice Rodrigo, liderazgo es movilizar a las personas.

Saludos José.

Andrés Torre dijo...

Rodrigo, gracias por tu post. Es bastante aclaratorio, pues en general, todos pensamos que Autoridad es lo mismo que Liderazgo. Personalmente, hace tiempo que venía cuestionando esta afirmación, y con tu explicación, todo me genera sentido.

Saludos,
Andrés.

Roxanna Alvarez dijo...

Según esta visión, claramente los líderes no nacerían, sino que se podrian hacer.
¿Qué puedes decir al respecto?

Roxanna

Anónimo dijo...

No estoy muy seguro si se está hablando de autoridad o de poder, hay una gran diferencia. Todo lider por definición tiene autoridad, sin ella su capacidad de influencia es baja, la autoridad se construye, el poder se ejerce.

Rodrigo Silva Ortúzar dijo...

Hola "Anómimo", no hablo de poder, ni de líder, sino de la gran distinción entre Autoridad Formal y Autoridad Informal. La primera es otorgada formalmente para desempeñar un cargo específico, como gerente general, Jefe de Finanzas, Director Técnico de un equipo de futbol, profesor, etc.
La otra, la autoridad informal, por el contrario, cada persona se la gana por su forma de ser y credibilidad. Es lo que comúnmente se conoce como "Liderazgo Natural".

Ambas autoridad tienen poder, entiendo poder como la capacidad de generar posibilidades.

Espero haberme explicado bien, y agradezco mucho tu tiempo de haber dejado tu comentario.
Saludos,

Rodrigo