Frases

“No se cambian las cosas combatiendo la realidad actual. Para cambiar algo, es necesario crear un nuevo modelo, uno distinto que haga que el actual modelo quede obsoleto".

Richard Buckminster Fuller

viernes, 1 de julio de 2011

Coaching y el Estado Emocional de la Espiritualidad y el Paraíso

En mi actividad como coach profesional, ya sea para ejercer coaching personal, ejecutivo, y/o  de equipos, hay una matriz que personalmente me ha servido mucho para instalar la importancia de observar los estados emocionales o de ánimo al interior de la persona, del ejecutivo, o de los equipos. Matriz denominada por Rafael Echeverría, como de “Estados Emocionales o de Ánimo Básicos”:


 En términos prácticos, lo que muestra Echeverría, es que dependiendo del juicio que cada persona o equipo le den a un hecho en particular (facticidad o posibilidad), junto con la actitud a tomar (oposición o aceptación), determinarán el estado de ánimo en el que se encuentran.
La clave y la importancia de identificar el estado emocional, es que éste dará cierta explicación sobre el hecho, lo que obviamente implicará en cierta decisión para ejecutar la consecuente acción, la cual finalmente, llevará a conseguir cierto resultado. Y un resultado, a partir de un estado de ánimo basado en la Resignación, es muy distinto a uno que nace desde las Ganas.
Así, cada estado de ánimo nos hace ver las circunstancias, las situaciones, e incluso la vida, de una manera muy diferente. Esto está directamente relacionado con la distinción entre “Fenómeno y Explicación”: la situación o el hecho puntual, son el fenómeno; la interpretación que se da a partir del estado de ánimo sobre el fenómeno, es la explicación; y cada explicación, lleva a tomar una decisión congruente con ella, y como ya lo señalé anteriormente, termina en cierto resultado.
Una vez, también escuché decir a Echeverría que el juicio de “no puede cambiar” se asocia a hechos del pasado, y que el de “sí puede cambiar”, al futuro, y que quienes se quedan “pegados” en el pasado, o quienes ven que las cosas pueden cambiar en el futuro, pero no lo ven posible por “x” motivos, quedan sumergidos en el sufrimiento.
Sin embargo, mi objetivo no es hablar sobre esta matriz, sino mostrar el desarrollo al que llegué a partir de ella, dada mi experiencia ejerciendo Coaching, junto con el camino espiritual que vengo desarrollando hace varios años, más mi experiencia como estudiante en la Universidad Espiritual Brahma Kumaris. 

Así, cree la matriz que he denominado: “Estado Emocional de la Espiritualidad y Paraíso”


Mi experiencia me ha demostrado, que la forma más eficiente para que una persona, un ejecutivo (quien en sí es por sobretodo una persona), un equipo, o una organización, más que cambiar, se transformen, es vivir desde la Confianza.

En este sentido, quienes me conocen directamente, o quienes han trabajado conmigo, saben que mi “Para qué” en la vida, es cambiar el estado emocional en el que vivimos: del Miedo, que nos lleva al Control, al la Confianza, que nace de la Gratitud, pues estoy convencido, con un 100% de certeza, que si viviéramos en la Confianza y la Gratitud, estaríamos en el Paraíso Terrenal.
Y por Paraíso me refiero a ese “lugar” donde más que hacer, Somos. Donde, no vivimos preocupados del futuro, ni menos nos quedamos apegados al pasado, pues entendemos que lo único que tenemos, es el Presente, viviendo desde la Gratitud, y por ende, permitiendo vivir en una gran Confianza: motor principal para coordinar acciones.

Y por Espiritualidad, me refiero al estilo de vida que me conecta permanentemente con mi SER, con mi Verdadera Identidad: Un Ser de Energíay Luz que en esencia, ya es Paz y Felicidad, y que entiende que está experimentando una experiencia terrenal.

Entonces, con todos los antecedentes anteriores, ¿cómo llegué a esta matriz?   

Por una parte, simplemente porque me di cuenta que las personas vivimos, o en el Pasado, o en el Futuro, “bypassiando” continuamente al Presente, básicamente, porque nos aferramos a lo conocido, a lo que ya sabemos, no nos permitimos cometer errores, porque se nos castiga, matando con eso la creatividad y la innovación. Además, no soltamos las historias tristes que nos hacen girar en el círculo vicioso del resentimiento, e incluso nos apegamos a los momentos  alegres del pasado soliendo decir, “todo tiempo pasado fue mejor”, creando un sufrimiento paralizador grave.

Además, tratamos de diseñar el futuro a partir de lo realizado en el pasado, esperando obtener resultados diferentes haciendo lo mismo, o sumergidos en una resignación profunda, solemos preguntar, “para qué vamos a cambiar, si siempre lo hemos hecho así”, cerrando cualquier posibilidad de mejorar, innovar, o crear, y nunca estamos AQUÍ y AHORA, en el Presente.

En ambos casos, para mí, la Emocionalidad subyacente principal bajo el Resentimiento y la Resignación, es el Miedo, el cual nos lleva a querer controlarlo todo.

Por otra parte, cuando en las sesiones de Coaching hago la pregunta, “¿Quién eres?”, suelo recibir como respuesta: “Soy esposo(a), padre, madre, ingeniero, gerente, hermano(a) mayor,  soy el presidente del club social del cual soy socio, soy muy deportista, músico, amigo(a), amante, etc.

Si se dan cuenta, solo se ha indicado lo que se hace, o los roles que se ejercen, y en ningún momento, se indica quien realmente se ES, ni cuál es su esencia como SER, sino por el contrario, crean un sinfín de falsas identidades en la cuales las personas se “pierden”.

Es aquí donde entra la Espiritualidad; como ya dije, la que nos lleva a conectarnos con nuestra Verdadera Identidad, y que al parecer, hemos olvidado, lo que nos hace creer que “somos” los distintos roles terrenales que adoptamos.

Así entonces, a la matriz original de Echeverría, agregué tres columnas externas, una columna interna, y una fila más.

La Fila incorporada, representa el Tiempo, donde conecto lo dicho por Echeverría, donde el juicio de facticidad estaría asociado al pasado, y el de posibilidad, al futuro, agregando también, al Presente, que también me permite asociarlo con la Columna Interior incorporada “Confianza”.

Las flechas que apuntan hacia el Resentimiento y la Resignación, simbolizan el alejamiento o la falta de Confianza cuando se está en alguno de esos estados, donde establezco que la emocionalidad subyacente en ambos, es el Miedo.  Y, por el contrario, las flechas que apuntan hacia la Confianza, representan el acercamiento o existencia de la Confianza, tanto en los estados de Paz, como de Determinación (Ganas/Ambición), cuya emocionalidad subyacente es la Gratitud.

La primera Columna Exterior, de derecha a izquierda, representa el Rol o Papel que toma una persona cuando está en alguno de los estados emocionales básicos, donde determino que tanto quienes viven en el Resentimiento o la Resignación, adoptan el Rol de Víctimas, o en términos del “Paraíso”, el de Mendigo.  En el caso de vivir en la Paz o la Determinación, el Rol a adoptar el es de Protagonista, o de Soberano en términos del “Paraíso”.

La segunda Columna, representa la Actitud hacia el logro de la persona. La “Exigencia hacia la Tortura”, es cuando el esfuerzo que demando de otros y de mí mismo, no visualiza las reales capacidades, motivaciones, y el amor por lo que se hace, transformando la exigencia en una tortura. En cambio, la “Exigencia hacia la Excelencia”, es aquella cuando todo esfuerzo demandado se sustenta en el uso de las fortalezas personales, y por sobretodo, el amor por lo que se hace. Claramente, la primera formaría parte del “Infierno”, y la segunda del “Paraíso”.

Finalmente, la tercera columna, representa la mentalidad de una persona, equipo, u organización. Sea cual sea el caso, vivir en el Paraíso o en el Infierno, es una forma de vivir la vida. Todo aquello en cuanto nos cause sufrimiento y pesar, y nos saque de nuestra esencia de ser Seres de Paz y Felicidad, podríamos decir, es vivir en el Infierno Terrenal. En cambio, cuando los problemas, pérdidas y dolores los vivimos desde Confianza, que viene de la Gratitud, nos permitirá elegir ser Protagonistas y Soberanos de nuestras vidas, siendo exigentes en el uso de los recursos, competencias y habilidades personales y colectivas que se tengan, para lograr la excelencia, llevándonos a vivir en un Paraíso Terrenal.

En definitiva, el Paraíso se puede vivir ¡hoy!, aquí, en el Presente, cuando estamos agradecidos por la vida, viviendo en Confianza, valorando y aprendiendo del pasado, y siendo así, en el Presente, espejo para el futuro, y utilizando el Miedo a nuestro favor, como el gran indicador de potenciales amenazas, y no como el gran paralizador de nuestras vidas.

El Paraíso Terrenal implica un cambio de paradigma, implica integrar, apreciar, valorar, agradecer, y por sobretodo, tomar noción de nuestra Verdadera Identidad.



4 comentarios:

Los ex Sanchez ibañez dijo...

Muy interesante, creo si , que cuesta mucho trabajo consciente lograr vivir desde la confianza ya q las carencias de cualquier tipo q nos haya tocado vivir hacen q uno sienta apego a lo conocido o miedo a lo desconocido.... Sea bueno o malo...
Ojalá pudiéramos realmente soltar esos miedos... Yo trabajo a diario mis temores.... Pero a veces nos pasan cosas malas q no solo nos afectan a nosotros si no q tambien a nuestros hijos .... Y cuando nuestros niños están en juego... El miedo nos supera....

Muchas gracias por compartir tus reflexiones, disfruto mucho poder tomar consciencia sobre este tipo de temas...
Cariños

Marcela Duarte dijo...

Rodrigo, preciosa la reflexión.
He pensado mucho estos días, y tomando un poco lo que comenta "Los ex Sanches Ibañaz",¿cómo hacer para ir dajando los miedos de lado?

Como sale en tu matriz, el miedo claramente nos aleja de nuestros sueños... ...entiendo que hay que "soltar", y al mismo tiempo, veo que ese es mi gran desafío.

Gracias por hacerme reflexionar.

Cariños,

Marce.

Rodrigo Silva Ortúzar dijo...

Es muy profundo el tema del miedo, pues es el estado general en el que vivimos, entonces, cuando empezamos hacer un trabajo personal para ir cambiando hacia la confianza, nuestro cambio genera, no solo temor en nosotros mismos, sino en las personas de nuestro entorno, y eso, es uno de los aspectos que más dificultades nos pone en nuestro camino de desarrollo personal.
Así, la perseverancia,convicción y certeza en nuestro avance es fundamental, de lo contrario, se cae fácilmente en volver a "lo conocido" y a sintonizar en la sintonía del resto.

Todo cambio es personal, y por lo tanto, es una experiencia que nadie más puede realizar por uno.

Marsella Jimenez S.(Ame) dijo...

Buenas,es increíble como tu Aporte ,tan casual! me ha brindado fuerzas a seguir, Estudio Coaching, soy Psicología, escribo dos libros q aun no logro terminar, no quiero fastidiarte con mi historia ...mas bien agradecer que tu blog este frente a mi.
saludos y felicitaciones
te envío mi Blog
www.zencillamenteyo.blogspot.com

si tienes tiempo me escribes una nota ....a mi correo
marsellajimenez.74@gmail.com