Frases

“No se cambian las cosas combatiendo la realidad actual. Para cambiar algo, es necesario crear un nuevo modelo, uno distinto que haga que el actual modelo quede obsoleto".

Richard Buckminster Fuller

jueves, 5 de noviembre de 2009

La tentación a dar respuestas

El otro día, al final una sesión de coaching, el coachee me preguntó:
- “Rodrigo, ¿por qué más que respuestas, siempre me haces preguntas? Es un tanto frustrante en realidad".
A lo cual le respondí:
- “Porque de lo contrario, te generaría dependencia a mis respuestas y nunca podrías aprender a encontrar tú mismo las soluciones a tus problemas”.
- “¡Aaaaaaah! Es como el cuento de la mariposa que me contaste la otra vez.”
- “¡Exactamente! Si siempre te doy yo la solución a tus problemas, ¿cómo vas a desarrollar tus alas que te permitan volar de manera independiente”.

Estamos acostumbrados a dos cosas: la primera, a pedir respuestas, y la segunda, a caer en la tentación de dar respuestas. Esto último, le pasa sobretodo a quienes tienen cargos de Jefatura o deben liderar proyectos. Sienten la responsabilidad y la "misión" de tener que solucionar todos los problemas de las personas que tienen a cargo, por lo que caen rápidamente en la tentación de dar respuestas.

Y, por otra parte, a las personas les encanta pedir respuestas a sus problemas, ya que es más fácil recibirlas que buscarlas ellas mismas, y en los casos organizacionales, en último termino, si la respuesta dada por el "Jefe" produce algo erróneo, es fácil liberarse de toda responsabilidad: "El jefe me dijo..."

Así, esto dentro de las organizaciones genera dos grandes problemas:
a) Dependencia a las Jefaturas
b) No poder delegar

En este contexto, podríamos decir que ejercer liderazgo, es decir, movilizar a las personas en la incertidumbre, tiene que ver con "Frustrar sus Expectativas".

Algo similar acontece en la vida familiar. Los padres, ante los problemas de sus hijos, suelen caer en la tentación de solucionarlos todos, con la cariñosa y sincera intención de ayudarlos, sin darse cuenta que en el largo plazo, le generan un flaco favor: ¿Cómo podrán los hijos, posteriormente, desenvolverse bien ante nuevos problemas cuando sean grandes, si ya no tendrán al papá o a la mamá para que se los solucionen?

No nos damos cuenta, ni nos han enseñado respecto del poder que tienen las preguntas, sobretodo aquellas que llegan a tocar el alma de los otros, que conmueven, que movilizan, y que abren nuevos espacios de posibilidades. Preguntas que llevan a la reflexión personal, a la creatividad y a la innovación, y que rompen la barrera de la dependencia.

En el caso de las organizaciones, quienes pretenden ser líderes, deben hacer de su gente otros líderes, personas autónomas, proactivas y capaces de adaptarse y ser creativos ante posibles problemas. Un verdadero líder no tiene seguidores, tiene otro líderes que trabajan con él, y eso solo se consigue haciéndoles conscientes y responsables, tanto de sus problemas, como de sus acciones y búsqueda de soluciones. Quien lidera se ocupará de brindar los espacios y contextos emocionales adecuados y de contención para esto.

En lo familiar, los padres deberían ejercer liderazgo sobre sus hijos, transformándolos en personas íntegras, capaces de desenvolverse solos e independientes.

Luego, la invitación es a hacer más preguntas en vez de dar tantas respuestas, por muy frustrante que sea para quien las reciba.

11 comentarios:

Carolina Pia dijo...

Que cierto lo que planteas y ademas aplicable a miles de contextos; el coaching, la psicoterapia, la vida familiar, etc.
El poder hacer preguntas, en lugar de poner por delante la urgencia por responder (asociada a otras miles de cosas) se convierte en una tremenda herramienta de intervenciones insospechadas, que en mi experiencia no se logran, aun con todo el conocimiento que uno pueda tener y que quisiera poder transmitir...
Cariños
Pia

Rodrigo Silva Ortúzar dijo...

Pía,

Absolutamente, se puede dar en cualquier contexto. Hasta en un reunión de amigos, que por ejemplo cuando se genera un silencio "incómodo", no falta el que tira de inmediato una talla para salir del silencio... ...pero eso solo una "solución" momentanea.

Y como dices, esa urgencia por responder se puede asociara la pregunta: ¿Qué hay detrás de querer dar respués de inmediato?¿No tolerancia a la presión? ¿Hay anciedad? ¿Hay algún "tener que hacerme cargo"?

Y así, podemos derivar en muchas cosas.

Muchas gracias por tu comentario.
Cariños,

Rodrigo.

Alejandra R. dijo...

Me encantó la reflexión. En realidad, da mucho para pensar y cuestionarse las cosas.
¿Cuál es la historia de la Mariposa?
Saludos,

Alejandra

Cata Ortiz dijo...

Es muy cierto. Y a causa de esa conducta humana, aparecen los "mamones" y los "hijitos de papá".

Cata.

Anónimo dijo...

Aquello que tu has planteado me hace recordar, una frase, "a un hambriento no hay que regalarle un pescado, es mejor enseñarle a pescar"

Rodrigo Silva Ortúzar dijo...

Alejandra, Cata, Anónimo, gracias por sus comentarios.

La historia de la mariposa la conté en otro artículo, aquí va el link: http://rodrigosilvaortuzar.blogspot.com/2009/10/ante-momentos-y-situaciones-de-tension.html

Un abrazo,
Rodrigo

Anónimo dijo...

UFFFF !!!! Rodrigo que sorpresa me he llevado contigo !!!!!.... me sorprendí leyendote, me llene de orgullo y gratitud de conocerte, de verdad eres admirable... que lindo escribes, como reflexionas !!!, solo te puedo decir que TE ADMIRO Y GRACIAS POR CRUZARTE EN MI VIDA..... Te voy a seguir leyendo....


Besos y que tengas un lindo fin de semana !,
leila

Ignacio Fernández dijo...

Gracias Rodrigo po tu poderosa reflexión. Me hace constatar un principio básico para mi. Cuando uno cree que las respuestas están siempre al interior de cada persona, la única herramienta de alta efectividad son las preguntas. Las respuestas de otros no sirven. Así de radical. Desde adentro hacia afuera emerge la verdad que pasa por cada uno y es tarea propia escuchar ese GPS interior y dejarse guiar por sus respuesta auto-orientadoras. Es la senda de la automaestría.

Anónimo dijo...

Yoyo muy bueno tu blog lo revisé ayer y me hicieron bastante sentido las cosas que escribes !!! Espero la próxima actualización.
Un Abrazo..saludos !!!

Sol.

Carmen Ortúzar dijo...

Mmmm... Esto es como cuando damos consejos a alguien que nos cuenta alguna situación personal, cuando lo que en realidad desea es sólo ser escuchado/a y acogido/a.

La teoría es clara pero, como siempre, la práctica es lo que nos cuesta. Especialmente en el hogar y entre quienes más queremos.

Más consciente cada vez, trato de ir haciendo mío lo que me parece muy válido.

Sin embargo... ¡chitas que es bueno poder ser mamón algunas veces! Aunque se sea muy independiente. Eso lo constatamos cuando se nos va la mamá.

Ahora... ¡a practicar!

Osvaldovier dijo...

Muy buen post...