Frases

“No se cambian las cosas combatiendo la realidad actual. Para cambiar algo, es necesario crear un nuevo modelo, uno distinto que haga que el actual modelo quede obsoleto".

Richard Buckminster Fuller

martes, 6 de octubre de 2009

Coaching Social II

Hoy tuve una reunión con un prestigio empresario, a quien le fui a presentar una idea potente que podría representarle una gran ventaja de responsabilidad social empresarial.

Iba con mucho esperanza de al menos aceptar el proyecto con altura de miras, pues en su conglomerado suelen predicar las buenas prácticas empresariales, tanto laborales como con la comunidad. Sin embargo, me llevé una ingrata sorpresa y una muy desafortunada respuesta.

Como vengo diciendo, uno de los proyectos que tengo en mente, es hacer Coaching Social, es decir, impartir talleres y charlas respecto de esta disciplina en sectores de escasos recursos que debido a sus realidades económicas, no pueden tener acceso a este tipo de programas.

”A la gente no le interesa ese tipo de cosas, solo quieren capacitaciones en cosas técnicas y en aprender algún oficio”, me dijo. “Déjele eso a los intelectuales y personas de RRHH de las empresas”, seguro que allí tiene más éxito.

“¿Cómo puede inferir que a estas personas no les interesarían, si ni siquiera saben que existe tal como la Ontología del Lenguaje, o que podrían tomar el control de sus vidas por medio de dirigirse por un GPS Interior? ¿Por qué los empresarios como usted tiene ese afán de decidir por los demás? ¿No sería bueno que por último tuviesen la posibilidad de elegir?” Le reproché yo.

“Rodrigo, me parece excelente iniciativa y muy valerosa y solidaria, pero las cosas no funcionan así”.

No puedo negar la impotencia que sentí. Me pregunté, “¿en qué fallé yo, está muy “loca” realmente mi idea, será que mis amigos tenían razón cuando me decían que esto no es algo que se puede divulgar de forma masiva?”

Independiente de qué digan, yo voy con este proyecto de Coaching Social, sí o sí. Si hay empresas como BEME, habrá entidades y personas dispuestas a participar en un proyecto como este. Lo que me irrita es el egoísmo, las miradas corto placistas, y el no tener interés por un sentido de propósito como país.

Imaginen tener personas de escasos recursos capaces de mirar y observar la vida desde otra perspectiva, con otro prisma, uno tan poderoso capaz de romper con paradigmas. Gente capaz de pasar de estados de ánimo de Resentimiento, a estados de Paz, o de Resignación, o una de Ganas, de ganas de querer dejar de ser “Víctimas”, para transformarlos en “Protagonistas”. Imaginen un Chile lleno de Protagonistas… … imaginen dónde podríamos estar el 2020.

6 comentarios:

Pablo Reyes dijo...

Hola Rodrigo,
Al leer tu post me aparecen varias conversaciones.
Por un lado te cuento que llevo 15 años trabajando en programas de desarrollo y superación de pobreza. La mayoría de esos años lo hemos hecho desde la mirada del coaching ontológico y la metodología Cefe Integral, que aportan una bella mezcla para conectar a la gente con la experiencia.
Mi experiencia ha sido maravillosa y en muchos casos también ha sido frustrante... una frustración similar a la que expresas.
Cuando me pregunté por qué de la frustración, me aparecieron varias cosas. Por un lado vi que tenía un "regalo" para el mundo... que todos debieran quererlo...todos debieran querer pasar de victimas a protagonistas... El tema es que esa conversación era una conversación mía y no una de las personas con las que interactuaba... y ello en muchos casos tiene que ver con estados de conciencia.
De esta forma tanto el empresario que no se conecta con la idea potente, como el "beneficiario" del programa social al cual el tema el queda como poncho habitan en estados de conciencia que no valoran lo que tu valoras... y eso no es bueno ni malo, sólo es.
El Coaching como disciplina se funda en que exista un coachee dispuesto a que le hagan coaching, no hay coaching sin cliente. Y en el coaching social se confunde fuertemente el cliente con la "gana" personal de regalar esa mirada.
Una mirada a la estructura de los vMemes que plantea la Espiral Dinámica te puede dar grandes luces de porqué sucede que no conectas con los intereses del "empresario"... comprenderlo te puede dar nuevas luces para tejer la conversación desde otro espacio.
saludos
Pablo

Rodrigo Silva Ortúzar dijo...

Pablo,

Muy agradecido por tu mirada. La frustración me ciega a veces.
Tienes toda la razón en que no hay coaching sin coachee.
Y, me alegra mucho que haya gente como tú haciendo "esto" desde hace tanto tiempo.

Gracias por el dato de la Dinámica Espiral.

Un abrazo,

Rodrigo.

Marcos dijo...

Comparto con ambos.
Lo importante, es siempre dejar la opción abiertsa a las personas, que ellas decidan qué es lo que quieren.

Carmen Ortúzar dijo...

Mi Rodri, te comprendo perfectamente. Sé lo que sientes pues es lo mismo que nos pasa a nosotros cuando invitamos a un matrimonio a Encuentro Matrimonial- porque desamos compartir el tesoro que sabemos que les ayudará a ellos y a sus hijos (por la relación)- y nos dicen que no... Ni siquiera se permiten probar, para ver de qué se trata. Simplemente, se niegan y desconocen los beneficios de la oferta. Pero nada más se puede hacer. Sólo lamentarlo... e insistir de vez en cuando, antes de que sea demasiado tarde.
LAS PERSONAS NOS NEGAMOS A LO QUE NO CONOCEMOS, por eso el temor al cambio...
Pero no hay que perder la esperanza, siempre habrán personas que quieren ser mejor y lo mismo desean para quienes estiman. ¡Animo y suerte en esta hermosa tarea!

Gemita dijo...

Hola Rodrigo,
Qué gusto verte en acción. Al leerte y posicionarme en tu proyecto y en las personas en las que has puesto tu atención, vino inmediatamente a mi mente la resilencia y en las oportunidades que puedes ofrecer. Si tienes espíritu de pescador la tranquilidad y paciencia característica te llevarán al éxito.
Muchas energías, Gemita

Ignacio Fernández dijo...

Rodrigo:

Vamos que se puede. Tu camino es de siembra. Que tu semilla caiga en un mal terreno y no germine, no depende de ti, pues la disposición del terreno es de cada persona. Que eso suceda no quita energía ni pasión al sembrador, ese que autoproduce semillas permanentemente y tiene que ir sembrando sisemáticamente, aunque algunos terrenos estén secos, duros, infértiles o gastados.

El sembrador aprende a distinguir dónde sembrar y dónde no, para no gastar su energía en tierras que no darán cosecha. Ya te encontraste con una persona de tierra infértil. Que eso no rebaje ni un poquito tu misión de sembrador, a puro GPS interior.

Un abrazo,

Ignacio